31 mar. 2016

Lecturas de Marzo



Seis libros han pasado por mis manos en este mes de Marzo, y como podéis ver, la cosa ha estado variada: 


La víspera de casi todo. Víctor del Árbol 4/5

Firefight. Reckoners II. Brandon Sanderson. 4/5

Peligro en las profundidades. Pesadillas III. R. L. Stine 3/5

El marciano. Andy Weir. 2/5

Baila conmigo. Cicatrices I. Susana Bielsa. 4/5

Jonathan Strange y el señor Norrell. Susanna Clarke 4/5



Mi primer contacto con Víctor del Árbol no pudo ser más gratificante. La víspera de casi todo me pareció una grandísima historia, un drama con personajes muy tocados por la tragedia. Me conquistó completamente la forma de escribir el autor y no me extraña que se llevase el Premio Nadal. Sin duda seguiré leyendo sus libros.


El segundo libro de Reckoners, Firefight, es Sanderson puro y duro. Una lectura muy absorbente que se  consigue con una narrativa ágil, con mucha acción y giros que no esperas. Los personajes, como siempre en Sanderson,  no tienen desperdicio.


Sigo trasladándome a la infancia a través de la colección Pesadillas. Este mes tocó el tercer libro, Peligro en las profundidades y me dejó un poco fría. Disfruté mucho más de los dos primeros. 


El marciano de Andy Weir fue una auténtica pesadilla. Si no hubiera sido por la lectura conjunta y ya por pura cabezonería no hubiera acabado esta historia del astronauta abandonado en Marte. Esos capítulos llenos de descripciones técnicas aderezados con un humor graciosete me mataron. El cambio de narrador salvaba un poco la historia, pero no lo suficiente. El final sí me gustó, pero teniendo en cuenta el resto del libro, no es una lectura que recomiende. 


El primer libro de Cicatrices, Baila conmigo me ha sacado completamente de mi zona de confort ya que no leo literatura romántica ni erótica, pero el hecho de que esté publicada por Kelonia, una editorial que me gusta mucho todo lo que publica, me animó a acercarme a esta novela. Y me lo he pasado muy bien, la verdad. El hecho de que la protagonista no sea “al uso” hace que esta historia sea distinta. Y tiene un final matador… pero en el sentido de que te deja con unas ganas terribles de leer el siguiente libro.


Jonathan Strange y el señor Norrell es de lo más peculiar que he leído del género. Los personajes me han encantado y desde luego no me han dejado indiferente, hay algunos a los que he adorado y otros a los que  he acabado aborreciendo. El universo que ha creado Susanna Clarke es de una enorme riqueza, con una mezcla entre hechos históricos con la más pura fantasía que le ha funcionado muy bien. Sin embargo el ritmo del libro es extraño, con capítulos que no aportan mucho a la historia, aun así, me ha gustado mucho esta novela. Ahora tengo curiosidad por la serie de siete capítulos que hicieron.

10 mar. 2016

Comprando libros XI

El fin de semana pasado, aprovechando que estábamos por el centro de Madrid, pasé a la librería de El corte inglés en busca y captura de un libro del que hace ya bastante tiempo ando detrás. Como podéis ver por la imagen, no es otro que "Prohibido salir con el cliente" de David Mateo. 


Malos tiempos corren para los médiums de la Logia de los Elegidos de Cohen.
El Servicio Secreto del Vaticano está rastreando una enigmática reliquia y los que antaño fueron aliados hoy se han convertido en enemigos irreconciliables.
Louis, atormentado por los recuerdos de su pasado, huye del amparo de su maestra y sigue la voz de los muertos hasta los más oscuros suburbios de Sitges, perseguido por una encarnación maléfica que surge de los versículos de la Biblia.
La Guerra del Fin de los Días ha comenzado. Los sicarios de la Iglesia, las sectas espiritistas y una extravagante mujer llamada Izaskun han puesto sus ojos en la inocente Eva Delgado, que a primera vista parece una chica normal, pero en cuyo interior atesora un poder que podría dar la respuesta a todas las incógnitas y poner fin a un holocausto que amenaza con destruir el equilibrio de nuestro mundo.

David Mateo es un auténtico especialista en crear y “meternos” en horribles mundos oscuros en los que sus personajes se mueven a tientas, siempre perseguidos por alguna oscura presencia dispuesta a arrebatarles la vida interna y externa. La lectura de esta novela no nos dejará indiferentes, y la sensación de escalofrío se nos llegará a hacer casi habitual.


Y eso es lo que espero, una sensación de escalofrío contínuo. 

2 mar. 2016

"El brillo de las luciérnagas" de Paul Pen



Una existencia que transcurre en un oscuro sótano. Eso es a lo que se les ha reducido el mundo a una familia en los últimos diez años.  No sabemos exactamente el qué, pero algo horrible tuvo que ocurrir para que una abuela y una pareja se encierren junto a sus tres hijos entre unas paredes sin la posibilidad de salir. 


Hay tantas mentiras, medias verdades y secretos que hacen que el hijo más pequeño, de tan sólo diez años y que lleva toda su vida dentro de ese sótano, brille por su inocencia. El niño disfruta de las pocas cosas que tiene: su cactus, su libro sobre insectos, el movimiento del único rayo de sol que se filtra por el techo. Pero hay tantas y tantas cosas que no entiende… como qué le sucedió a su familia para que todos estén desfigurados por el fuego, cómo es posible que su hermana haya tenido un bebé y quién es el padre,  y lo que más le aterra: por qué nadie le cuenta la verdad sobre el Hombre Grillo.


Por lo menos cuenta con la compañía de sus luciérnagas, las únicas criaturas capaces de brillar en ese oscuro sótano. 


El brillo de las luciérnagas es un libro que me vino muy, muy recomendado. Paul Pen levanta pasiones en muchos lectores, incluso ya puede presumir de  haber recibido el premio Talento Fnac 2011 con su primera novela titulada El aviso. Cuando recibes tantas opiniones entusiastas sobre una historia es inevitable sentir un poco de recelo. Cuántas veces nos ha pasado que hemos leído un libro muy recomendado y que no nos ha parecido para tanto, por no decir que directamente no nos ha gustado.  No es el caso. Todas las opiniones entusiastas sobre él y sobre este libro son más que merecidas.


En El brillo de las luciérnagas encontramos una historia tremendamente adictiva, algo que se acentúan aún más al utilizar al niño como narrador. Vemos esta historia a través de sus ojos… y entendemos tan poco como él. El pequeño ha nacido en ese sótano, no conoce lo que hay fuera, pero tiene esa curiosidad que sólo un niño puede tener y que le lleva a hacerse preguntas. Es pura inocencia, pero ya tiene la capacidad de sentir que hay cosas que no encajan, que lo que le están contando o no es verdad o no es toda la verdad. 
 

Para mí lo más apasionante es la atmósfera que construye Paul Pen. Al ambiente oscuro y opresivo que ya es un sótano de por sí, suma unos personajes que transmiten una sensaciones extrañas, incluso perniciosas. El hecho de no saber qué ocurre aumenta las sensaciones y dispara las hipótesis. Yo llegué a plantearme de todo: desde un holocausto nuclear que les impide salir fuera a que los niños eran secuestrados y estaban todos escondidos para no ser encontrados, así que se puede decir que estaba muy, muy perdida. Pero paciencia, que llegará el momento en que conoceremos con pelos y señales qué ocurrió para que los personajes se vean en esa situación. Según avancemos las páginas llegaremos a un momento en el que viajaremos once años atrás y cambiaremos a un narrador omnisciente que nos arrojará luz sobre el drama que ocurrió. Es entonces cuando entenderemos, pero sobre todo empatizaremos con esa familia tocada por la tragedia.


A estas alturas ya podéis deducir que me he unido a las opiniones entusiastas sobre esta novela. El brillo de las luciérnagas me ha gustado mucho, muchísimo, tanto que no soy capaz de sacarle pegas. Me han gustado los personajes, tan bien descritos que llega un momento en el que intuyes cómo van a reaccionar. Me ha gustado el ritmo de la novela, cómo Paul Pen nos va desvelando poco a poco la historia. Pero sobre todo, me ha gustado el niño, la inocencia de un niño capaz de transformar la realidad que lo rodea. 


He leído que piensan llevar El brillo de las luciérnagas al cine. Espero que así sea, porque me va a faltar tiempo para acudir a verla.