30 dic. 2015

"Pronto será de noche" de Jesús Cañadas



El fin del mundo ha llegado y es un fin del mundo asfixiante, coronado por un cielo que nunca antes había tenido ese color. Es el momento de la huida,  hacia la familia que hemos dejado en otro sitio, hacia el mar, hacia el pueblo en el que crecimos. Miles de huidas que provocan un atasco de pesadilla, con coches que ganan unos pocos metros antes de pararse durante horas. 

Cada uno encerrado en su coche, esperando a que les alcance esa negrura que dejaron atrás. Y ahí, en medio de todos, se comete un asesinato. Un último caso para Samuel, que es policía, o al menos lo era, que en ese escenario necesita descubrir al asesino y cuál es la razón por lo que lo ha hecho.

Pronto será de noche es un cambio radical si lo comparamos con el pastiche lovecraftiano “El nombre de los muertos” (que reseñé en su día), y si Cañadas ya alcanzó un nivel alto con la anterior novela con ésta se supera, consiguiendo que este octavo libro de la colección Insomnia de Valdemar sea una auténtica joya. 

La premisa es muy clara: el fin del mundo ha llegado. No sabemos exactamente qué ocurre o por qué ocurre, pero ni falta que nos hace para impregnarnos de la angustia y del terror que sienten los personajes. Lo que sí sabemos es lo que ha provocado: el movimiento en masa de gente huyendo. Una fila interminable de autos donde cada uno pasa sus últimos momentos como puede, una situación que asombrosamente se vuelve claustrofóbica. Por mucho que pienses que al fin de cuentas están en una carretera rodeados  de campo, la sensación de no tener a donde ir y de que el mundo se ha reducido a un vehículo es pavorosa.   
        
En semejante escenario nos encontramos una buena colección de personajes: Samuel, nuestro investigador; Alicia, que está embarazada; el taxista Alfonso; Abreu, un periodista/escritor que esperaba mucho de la vida; Cándido, un abuelo que es el único preparado para lo que está ocurriendo; Inés, la beata que acompaña a un buen montón de niños en un autocar escolar; el médico que en medio de ese caos encuentra la muerte a manos de otra persona y tantos otros que me dejo en el tintero. Como os podéis imaginar ésta es una novela de personajes y ninguno te deja indiferente, cada uno con una historia detrás y con un objetivo que conseguir antes de morir. 

La verdad es que lo que ha hecho Cañadas con los personajes en esta novela es fascinante. Según avanzan las páginas van mutando y te das cuenta que los juicios que te habías hecho sobre ellos están muy lejos de la realidad. Además, la situación en la que están no hacen precisamente de ellos un grupo de boyscouts, por lo que agarraros para las escenas que van a protagonizar.

Pronto será de noche es una historia dura, brutal, en la que no hay respiro. Una sucesión de escenas que te golpean sin tregua, pero es que ni cuando acabas el libro descansas ya que esta novela es de las que se quedan contigo. ¿Ves el toro de Osborne de la portada? Compañero de viaje y símbolo patrio. Bueno, pues después de leer a Cañadas no lo vas a mirar igual. Hasta ese nivel llega. Y si te parece poco todo esto, recuerda que tenemos un asesinato que resolver, que tenemos el cadáver de un médico metido en un coche.
 
Para mí, Pronto será de noche se ha catapultado directamente a imprescindible del género. Grande Cañadas, que nos ha dado una paliza con este libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.