30 nov. 2015

Anunciado Firefight (Reckoners 2) de Brandon Sanderson

El 7 de Enero del próximo año llega a nuestras librerías la segunda parte de Reckoners, de Brandon Sanderson. Su título: Firefight


La ciudad de Chicago Nova es libre.
Le dijeron a David que era imposible, que ni siquiera los Reckoners habían sido capaces de matar a un Gran Épico. Sin embargo, Steelheart –invencible, inmortal, inamovible– ha muerto. Y David fue el responsable de su fin. Pero acabar con Steelheart solo le sirvió para tomar consciencia de todas las preguntas para las que no tiene respuesta. Y en Chicago Nova nadie puede contestarlas.
Pese a todo, en Babilonia Restaurada, el lugar antes conocido como Manhattan, quizá pueda encontrar las respuestas. Es una urbe inundada y triste, gobernada por la despótica Gran Épica Regalia, pero David está seguro de que por allí pasa el camino que le llevará a lo que busca, y vale la pena correr el riesgo. Porque la muerte de Steelheart solo logró dejarle un enorme vacío en el corazón. Había logrado llenar ese vacío con Firefight, una Épica desaparecida. Y ahora se embarcará en una empresa más peligrosa y siniestra que la rebelión contra Steelheart.
Partirá en busca de Firefight y de las respuestas que necesita.


No puede empezar de mejor manera el 2016. Guardar el dinerillo que os traigan los Reyes Magos que esta saga no tiene desperdicio y si no podéis esperar, en Cyberdark está ya en preventa.

23 nov. 2015

Estoy leyendo "El último adiós" de Kate Morton



La semana pasada, en el grupo de Facebook que frecuento de lectores empedernidos llamado El reino de los libros, propusieron la lectura conjunta del último libro de Kate Morton titulado El último adiós. Y la verdad que su sinopsis me atrajo:

Una historia de misterio orquestada por personajes pintorescos y ambientada entre los años treinta y la actualidad. Una novela absorbente como solo Kate Morton, autora de El jardín olvidado, sabe hacerlo. Todas las familias tienen secretos. Y, para algunas, basta solo un acontecimiento para cambiarlo todo. Un niño desapa recido... Junio de 1933: en Loanneth, la mansión en el campo de la familia Edevane, todo está limpio y reluciente, listo para la tan esperada fiesta de solsticio de verano. Alice Edevane, de dieciséis años y escritora en ciernes, está especialmente ilusionada. No solo ha encontrado el giro argumental perfecto para su novela, también se ha enamorado perdidamente de quien no debería. Pero para cuando llegue la media noche y los fuegos artificiales iluminen el cielo estival, la familia Edevane habrá sufrido una pérdida tan grande que tendrá que abandonar Loanneth para siempre... Una casa abandonada. Setenta años más tarde: después de un caso especialmente complicado, Sadie Sparrow, investigadora en Scotland Yard, está cumpliendo un permiso forzoso en su trabajo. Refugiada en la casa de su abuelo en Cornualles, pronto comprueba que estar ociosa le resulta complicado. Hasta que un día llega por casualidad a una vieja casa abandonada rodeada de jardines salvajes y espesos bosques y descubre la historia de un niñito desaparecido sin dejar rastro... Un misterio sin resolver. Mientras tanto, en el ático de una elegante casa en Hampstead, la formidable Alice Edevane, ya anciana, lleva una vida tan cuidadosamente planeada como las novelas policíacas que escribe. Hasta que una joven detective empieza a hacer preguntas sobre su pasado familiar en un intento por desenterrar la intrincada maraña de secretos de los que Alice ha pasado toda su vida tratando de escapar.



No es la primera vez que me encuentro con Kate Morton. Su novela publicada en el 2006 La casa de Riverton me dejó con buen sabor de boca y por los primeros cinco capítulos que llevo leídos de El último adiós, todo apunta a que me va a dejar con la misma sensación. Ya os contaré.

17 nov. 2015

"A ciegas" de Josh Malerman

Imagina que hay algo ahí fuera, algo tan horrible que provoca la locura a quien lo ve y que le lleva al suicidio. Nadie sabe lo que es, qué forma tiene o de dónde viene, pero sabes que morirás si te encuentras con él y lo ves.

Cinco años han pasado desde que las noticias empezaron a hablar del extraño fenómeno y los pocos supervivientes viven en casas cerradas a cal y canto con las ventanas siempre cubiertas. Malorie y sus dos hijos son de esos supervivientes pero Malorie decide abandonar la seguridad de su encierro para emprender un viaje en busca de un lugar mejor para ella y su pequeña familia. Un viaje a oscuras recorriendo un río, confiando en su instinto y en los entrenados y agudos oídos de los niños, una experiencia que se volverá pavorosa cuando descubran que no pueden confiar en nadie y que hay algo que están oyendo a su lado pero que no deben mirar.

A ciegas es uno de esos libros en los que me llama poderosamente la atención la sinopsis, tanto que no pasaron ni dos días desde que la leí hasta que tuve el libro en mis manos. Y lo devoré. Disfruté muchísimo su lectura, claro que aquí hay que entender como disfrutar el que empatizara tanto con la protagonista y me metiera tanto en la situación que llegué a pasarlo mal en algunos pasajes.

Josh Malerman logra una atmósfera asfixiante perfecta para esta historia, manejando muy bien dos líneas temporales. Por un lado estamos navegando en el río, acompañando a Malorie y a los dos niños en su búsqueda de un lugar mejor en el que vivir. Los tres van con los ojos tapados por vendas y recibiendo multitud de sonidos, unos conocidos y otros no. Sintiendo que hay algo ahí, a su lado, que no saben muy bien qué es pero que los puede matar. Pero no sólo se enfrentan a un terror desconocido, tampoco pueden confiar en las personas que se crucen en su periplo, ya que el hecho de que sigan vivas no implica que no hayan visto a las criaturas y estén enloquecidas.

Por otro lado viajaremos al pasado con Malorie. Ella nos contará cómo empezó el desastre y cómo consiguió llegar a la casa en la que ha sobrevivido todos estos años. Una casa a la que llegó embarazada y  en la que convivió con más personas, supervivientes del exterminio de los primeros días. A ciegas es la historia de sus vivencias, de su aprendizaje en un mundo en el que ya no puede abrir los ojos, de su voluntad de sobrevivir y de sacar adelante a sus hijos.

Muy recomendable esta novela de Josh Malerman, con buen ritmo narrativo y mucho ingenio. No es fácil llenar una historia de este tipo con descripciones cuando estás jugando con personajes que no pueden ver y tienes que darle protagonismo a otros sentidos, ya no sólo el oído, sino también el tacto o el olfato.  Atmósfera asfixiante en la que te impregnas del pánico de los personajes,  con pasajes que llegan a ponen los pelos de punta.


Por cierto, A ciegas tiene un final cerrado, pero no tan cerrado como para pensar que no hay una posible continuación. Quién sabe, a lo mejor nos llevamos una grata sorpresa y continuamos con la historia de supervivencia de Malorie.