23 abr. 2015

Memento Mori



Una mañana aparece en un parque de Valladolid el cadáver de una joven ecuatoriana. La mutilación de sus párpados y el encuentro de unos versos en su boca lleva a pensar que no estamos ante un asesino común, un hueso duro de roer al que tendrá que enfrentarse el inspector de homicidios Ramiro Sancho.  La investigación se irá complicando y Sancho, junto a un especialista en el comportamiento de este tipo de asesinos,  tendrá que hacer frente a un psicópata narcisista extremadamente inteligente antes de que siembre el terror por la ciudad.  

Memento mori es el primer libro de la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne de César Pérez Gellida y la verdad es que es un muy buen comienzo. Un thriller de acción de los que empiezas y es muy complicado separarse, por lo que si sois lectores de coger el libro antes de dormir es muy probable que os robe alguna hora de sueño. Además tiene un marcado carácter cinematográfico: mucha acción, un ritmo muy rápido, abundancia de diálogos y buenas descripciones con los que el autor consigue una lectura muy amena y seductora.

Esta novela tiene varios aspectos destacables. El principal, y a mí es algo que me ha gustado especialmente,  es que os vayáis olvidando de descubrir al final de la historia quién es el asesino. En Memento Mori lo vamos a conocer desde el principio, con nombre y apellidos. Nos vamos a meter en su cabeza, vamos a conocer quién es su familia, a qué se dedica y cuál es su historia, encontrándonos con un sociópata despiadado y narcisista, extremadamente inteligente y con unos conocimientos amplísimos fruto de una esmerada educación.

Por conocer, vamos a conocer hasta sus gustos musicales y literarios, otro de los aspectos destacables del libro. A César Pérez le gusta la música y si no es así, lo disimula muy bien, ya que está muy presente en el libro, desde capítulos titulados con letras de canciones a escenas donde la canción puede llegar a sonar en tu cabeza. Si te gusta Depeche Mode, Rammstein, Héroes del silencio, Vetusta morla, Love of Lesbian por citar sólo a algunos,  va a ser inevitable que no se te escape una sonrisita. Prácticamente estamos hablando de un libro con banda sonora.

Al otro lado de la balanza tenemos al inspector de homicidios Ramiro Sancho y al psicólogo criminalista Armando Lopategui, también conocido como carapocha, por lo que ya os podéis imaginar que no es muy agraciado. Sancho es un personaje con mucho carisma, serio y riguroso, un policía de los pies a la cabeza al que acabas cogiendo cariño. Sus conversaciones con Lopategui sustentan el libro. Los secundarios que les dan apoyo no se quedan atrás y están tan cuidados como los personajes principales.

Que conozcamos al asesino desde el principio nos puede llevar a pensar que se quita interés para la trama. Nada más lejos de la realidad. César Pérez es capaz de meter tantos giros que al final te deja sin respiración, y además siempre hay alguien que no sea lo que parece ser, ¿verdad?

Lectura más que recomendable, eso sí, con final abierto, pero ya llevan tiempo publicados los otros dos libros de la trilogía por lo que no hay necesidad de esperar para disfrutar de toda esta historia. Por mi parte tengo muchas ganas de tener entre mis manos el segundo y continuar con la investigación del inspector Sancho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.