16 feb. 2015

La sangre de los libros

Los libros no son sólo recipientes de historias sino que también están rodeados de ellas. Pueden ser el resultado de las vivencias de sus autores o tal vez se vieran envueltos en una apasionante aventura en la que desaparecieron y fueron encontrados en algún rincón del mundo. Esas historias, que al fin de cuentas es lo que han dado lugar a la Literatura, son las que ha encerrado Posteguillo en este libro tan apropiadamente titulado La sangre de los libros.

Como no podía ser de otra manera, Santiago Posteguillo arranca este paseo por la Literatura en la antigua Roma con Marco Tulio Cicerón y su discurso perdido en el que defendía a capa y espada a su maestro griego Licinio Archia. De ahí a la Florencia de Dante y sus 13 últimos cantos perdidos para pasar a la dramática vida en Gran Bretaña de Charlotte Brontë o al Madrid de ese hombre de carácter que era Calderón de la Barca.

Cicerón, Dante, Charlotte Brontë y Calderón de la Barca acompañados de toda una tropa: Virgilio, Séneca, Gutenberg, Lope de Vega, Quevedo, Espronceda, Víctor Hugo, Balzaac, Poe, Voltaire, Emily Dickinson, Bécquer, Stevenson, Bram Stokdf, Robert Graves, D. H. Lawrence, Blasco Ibáñez, Emilio Salgari, Asimov, Agatha Christie… Autores que no necesitan presentación, auténticos pesos pesados cuyos nombres tenemos en la mente pero a los que ahora conoceremos de una forma más cercana, contemplando determinados momentos de sus vidas con los que nos podemos hacer una idea de cómo  fueron capaces de escribir lo que escribieron. 

Vidas dramáticas, vidas de excesos, vidas duras… vidas al fin y al cabo de hombres y mujeres con un grado de genialidad que compartieron con el resto del mundo. 

La sangre de los libros y su antecesor en la temática, La noche en que Frankenstein leyó El Quijote, son lecturas muy pero que muy recomendables para todos aquellos que tengan curiosidad por los escritores y sus libros, por sus andanzas y anécdotas. Cada capítulo está novelado por lo que es una forma muy amable de acercarse a la Historia de la Literatura, y además están aderezados por las opiniones y reflexiones del propio Posteguillo, lo que le da un valor añadido al libro y una sensación de cercanía peculiar, casi como si te estuvieras tomando un café con él y te estuviera narrando de viva voz lo que estás leyendo. 

La única condición que nos pone el autor es que leamos este libro con pasión, “con sangre”, la misma que se dejaron los autores para escribirlos. Ya lo dice en el prólogo:

“La buena literatura de verdad, la que nos hace palpitar, la que nos emociona y nos transporta a otros mundos, la que nos parece más real que la realidad misma es la que está escrita, palabra a palabra, verso a verso, página a página, con sangre en las sienes, en las manos y en el alma”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.