14 jul. 2014

El asombroso Mauricio y sus roedores sabios


Comer de la basura que genera una universidad de magia conlleva sus riesgos, y si eres una rata con una alimentación rica en pócimas y libros de hechizos lo mínimo que te puede pasar es que aprendas a pensar y a expresar esos pensamientos con tu propia voz.  Si además estás por encima en la cadena alimentaria y eres un gato que de vez en cuando gusta de comer una rata lo más probable es que te pase lo mismo y ahora tengas la cabeza llena de ideas.

Y así le luce el pelo a Mauricio, un pícaro gato justito de moralidad que hace piña con esas ratas inteligentes y con un joven flautista que es un buenazo. Entre todos intentarán montar lo que parece el negocio del siglo: ir de pueblo en pueblo infestándolo de ratas para que los aterrorizados habitantes tengan que contratar al flautista y que les quite el problema de encima. Pero tal y como se dice, “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” y con la habilidad de pensar viene la moralidad y con ella las ideas de que tal vez lo que hacen no esté bien.

Con este descabellado argumento Terry Pratchett revisa dos grandes clásicos de los cuentos infantiles: El flautista de Hamelín y El gato con botas en una novela ambientada en su vasto universo de Mundodisco dirigida a un público joven por la que ganó la Medalla Carnegie en el 2001 que se concede al “libro más sobresaliente para niños y gente joven”. Esto no implica que un adulto no pueda disfrutar de esta historia, ya no sólo por el enorme sentido del humor que en ella se encierra, sino por el don que tiene Pratchett de disfrazar crítica social o temas políticos, religiosos y sociales de Fantasía. En El asombroso Mauricio y sus roedores sabios es capaz de plantearse con el mayor sentido del humor posible cuestiones como la existencia de uno mismo, de la de un ser superior o qué nos espera después de la muerte. Las preguntas que a todos nos asaltan alguna vez en nuestra vida, ya seamos humanos o ratas parlanchinas.

Creo sinceramente que hay que leerse Mundodisco antes de morir y esta novela me parece una buena manera de acercarse a Pratchett. Este autor tiene un don, una gracia especial para contar historias que hay conocer y disfrutar, además de una habilidad espectacular para intercambiar guiños con el lector y todo esto sin dejar de lado la creación de personajes. En esta historia los tenemos para todos los gustos, desde el buenazo flautista, que de bueno parece bobo pero luego es mucho más espabilado de lo que parece a la compañera de aventuras que le toca en suerte, una extraña que chica que piensa que vive en un cuento de hadas, hasta el astuto gato Mauricio que está haciendo todo lo que puede para conseguir una jubilación acomodada, sin olvidar a cada una de las ratas, unas más intrépidas, otras más instruidas, pero todas con algo que las hace especiales.



Lectura recomendable y más para las fechas veraniegas en las que estamos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.