7 abr. 2014

Comprando libros V

Ayer pasamos por el FNAC Callao y ahí estaba, dando una clase de estilo con una de las portadas más hermosas que he visto últimamente, el volumen 3 de la colección Insomnia de Valdemar: La joven ahogada de Caitlín R. Kiernan. No pude resistirme, o mejor dicho, no quise resistirme y ya está en la estantería de mi salón esperando a estar entre mis manos. No va a esperar mucho, la historia me llama a gritos.


La Joven Ahogada presenta todos esos elementos de la prosa de Caitlín R. Kierman que sus lectores esperan: un estilo de maravillosa luminosidad, una atmósfera de lánguida melancolía, y una mezcla inexplicable de dolorosa belleza y atenazante terror. Es una historia de fantasmas, pero también un libro sobre la escritura de historias de fantasmas. Es un relato sobre el enamoramiento, el desenamoramiento, y la cuestión de si la locura es un don o una maldición. India Morgan Phelps -Imp para los amigos- es esquizofrénica. Ya no puede confiar en su propia mente, porque está convencida de que sus recuerdos, de alguna manera, la han traicionado, forzándola a cuestionar su propia identidad. Enfrentándose a sus propias percepciones, Imp debe descubrir la verdad sobre su encuentro con una maligna sirena, o un lobo desamparado que se le apareció como una joven salvaje, o ninguna de estás cosas, o si no algo mucho más extraño... algo que transita por los intersticios de la realidad.


Otra maravilla de Valdemar. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.