30 may. 2011

Grandes fragmentos XVI

Yo era un monstruo, y lo sabía. Mi trabajo consistía en serlo.
Hacía tiempo que había dejado de engañarme a mí misma con espejismos de virtud y justicia: no era mejor que aquellos a quienes debía destruir. "Hay que tratar, tan solo, de no ser peor", recordaba que me había dicho alguna vez la buena de Claudia.
Siempre que me preparaba en casa para convertirme en el deseo de un monstruo, como ocurría en aquel momento, no podía evitar pensar eso. Como si el propio acto de prepararme par ellos me acusara. Mírate, Diana, vas a transformarte en lo que más le gusta a esa bestia. Y en ese "más" estaba el problema. No bastaba con resultarle apetecible: para gustarle por encima de cualquier otro cuerpo, para que me eligiera precisamente a mí, tenía que llegar a ser lo que él más quería. Desde la piel a  las entrañas, yo debía ser eso que el monstruo deseaba obtener cuando mordía.
"Y, sin embargo, siempre guardando cierto equilibrio, ¿correcto, doctor Gens?" pensé, al tiempo que cerraba las anticuadas cortinas manuales de mi modesto salón.
"Si me desea en exceso, se lanzará sobre mí y me tragará de un bocado antes de que pueda empezar a trabajarlo... ¿Cómo decía usted, doctor?" Me esforcé en recordar las palabras exactas mientras pronunciaba "luces" en voz alta, y las dos lámparas  de pie y cuello de jirafa colocadas en esquinas opuestas se encendían obedientes, apuntando hacia el centro del salón. ¿Hay que saber ser agua y combustible para el mismo fuego? Quizá no era la frase textual, pero si no lo era, el sentido se conservaba. 

El cebo. José Carlos Somoza. Editorial Plaza Janés

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.