9 feb. 2011

El aliento de los Dioses


¿Cuántos libros has esperado con un ansia desmedida? Y de todos ellos, ¿de cuántos estabas seguro al 100% de que no te defraudaría su historia? Probablemente podrás contarlos con los dedos de una mano como me ocurre a mí, por eso cuando veo una historia nacida de la prodigiosa y peculiar imaginación de Brandon Sanderson sé que tengo que perderme por sus páginas y que el viaje merecerá mucho la pena. No me asalta ninguna duda cuando afirmo que estamos ante uno de los mejores escritores de literatura fantástica al que vimos su tremenda originalidad con su primera novela Elantris  y que confirmó con la trilogía Mistborn (Nacidos de la bruma).

En Enero de este año se publicaba en España Warbreaker (El aliento de los dioses), novela que vió la luz en Estados Unidos en el 2009 y que el autor además fue publicando bajo licencia Creative Commons por capítulos. Una vez más Sanderson ha dado una clase magistral de cómo contar una historia dentro del género fantástico alejándose de los tópicos establecidos en este tipo de literatura.

El aliento de los dioses nos traslada al profundo conflicto de dos reinos, Hallandren e Idris, tan diferentes en su forma de vivir, sus sociedades y sus religiones que prácticamente los únicos puntos de unión que tienen es el desprecio que sienten el uno por el otro y la posesión por cada persona de un "aliento", una especie de esencia que permite apreciar la realidad de una forma más rica, como si los colores fueran más evidentes. En Idris el aliento pertenece a la persona y es considerado como una herejía que se ceda a otra persona pero en Hallandren las cosas se ven de una manera muy distinta. Los alientos se pueden comprar y una persona puede acumular un buen número de ellos dentro de sí, apareciendo así las "elevaciones". Dependiendo del nivel se puede conseguir apreciar de una manera más nítida los colores, no envejecer o detectar a otros portadores de alientos, pero sin duda lo más espectacular son los "despertadores", personas capaces de animar objetos llenándolos de su aliento para que realicen distintas labores o incluso de levantar a los muertos, los llamados "sin vida", que pueden llegar a formar un terrible ejército. 

Pero los "sin vida" no son los únicos que han vuelto de la muerte. En la cúspide de la religión en Hallandren nos encontramos a  los llamados "retornados", personas que volvieron a la vida después de hacer un acto heróico convertidos en divinidades que pasarán su nueva existencia entre el más absoluto lujo, y por encima de todos ellos el rey-dios, un ser de enorme poder.

La historia arranca cuando el rey de Idris manda a su hija Siri a Hallandren para casarse con el rey-dios y así cumplir el tratado que se supone que evitaría la guerra entre los dos reinos. La hermana de Siri, Vivenna,  no duda en marchar tras su hermana, enredándose en una trama de intrigas y sabotajes. Sin embargo nada es lo que parece en Hallandren, las conjuras están a la orden del día y los secretos parecen cubrirlo todo.

Y así comienza la trama de El aliento de los dioses, con un mundo con sus propias reglas en cuanto a magia se refiere y en el que nos llevaremos alguna que otra sorpresa según vaya avanzando la historia, sorpresas muy del estilo de Sanderson, por lo que quien haya leído los libros anteriores sacará paralelismos inevitablemente. Igualmente y como hemos visto anteriormente en su obra nos encontramos una novela donde la historia recae sobre los hombros de una buena colección de personajes, muy dispares entre ellos, que crecerán según las circunstancias. Sanderson siempre se ha mostrado muy contrario a los personajes clásicos del género, del estilo Tolkien, que siguen unas etapas marcadas hasta conseguir su meta. Él les da motivaciones propias que cambian con las circunstancias. Se equivocan, intentan solucionar sus errores, cambian su manera de ver las cosas, sus aspiraciones. En definitiva, sus personajes maduran.  Su historia tampoco se limita a un conflicto entre dos reinos, dentro de sus páginas hay un mensaje de comprensión, de respeto, de superar el desprecio para conocer al que tenemos al lado que no podemos dejar de lado. 

En definitiva otra gran historia de este joven escritor, que nos absorberá mientras nos muestra otro mundo lleno de fantasía distinta y nos dejará con ganas de más, y ahí está la buena noticia: El aliento de los dioses es una novela autoconclusiva pero deja la puerta abierta para continuar la saga. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.