1 dic. 2010

De ratones y hombres


De ratones y hombres es una novela escrita por el premio Nobel de literatura John Steinbeck, autor igualmente de Las uvas de la ira, una historia más que recomendable para conocer lo que supuso el crack del 29 en la sociedad norteamericana.

En esta ocasión Steinbeck nos sumerge en la California de la Gran Depresión y nos narra la historia de George Milton y Lennie Small, dos hombres que intentan sobrevivir trabajando en lo que pueden en las explotaciones rancheras mientras sueñan con reunir el dinero necesario para comprar su propio rancho. Sin embargo la tragedia es una sombra que no se despega de sus pies y les seguirá hasta el final de la historia.

Lennie tiene una deficiencia mental que le hace parecer un niño encerrado en el cuerpo de un adulto con una enorme fuerza física que no puede controlar en las situaciones en las que se siente asustado. George compensa su falta de inteligencia, cuidándole y
protegiéndole, aplazando sus propias ambiciones. Sin embargo George llega al límite cuando ve que lo que tanto ha ansiado es factible de conseguir… si se queda solo.

De ratones y hombres se publicó en 1937 pero su mensaje sigue siendo tan actual que su desenlace es por desgracia esperado y capaz de crearnos sensaciones encontradas, por un lado de rechazo ante la brutalidad y la falta de misericordia que se muestra y por el otro la compresión de esa ambición por encontrar una vida mejor. Y no sólo la novela destaca por su final, la verdad es que es asombroso cómo una historia tan corta puede tener tal riqueza de matices, de personajes, consiguiendo plasmar en las páginas la dura época que vivió el propio Steinbeck en sus carnes con todo lujo de detalles. Hasta ahora sólo hemos hablado de George y de Lennie, pero tenemos un reflejo de la sociedad en ese trabajador negro, apartado del resto como un apestado sólo por el color de su piel, quien tiene los mismos sueños, la misma ambición por una vida mejor, o la mujer del dueño del rancho, aplastada por la dominación de su marido y que encuentra su divertimiento en seducir a los hombres que trabajan en el rancho, o incluso los dueños del rancho, déspotas con poca o ninguna consideración hacia sus trabajadores.

Pongamos las cartas sobre la mesa y digamos que la novela es una pequeña joya, con momentos hermosos y tiernos y otros de una brutalidad espantosa, en un in crescendo constante que nos conduce al temido pero esperado final. Al fin de cuentas, De ratones y hombres no es una historia optimista y lo que menos tenemos que esperar es un final feliz.

2 comentarios:

  1. Hola, he dado con tu blog a través de anobbi. Justo al investigar sobre esta obra de Steinbeck.
    Me ha parecido interesante lo poco que he visto de tu blog: mucho de libros y de cultura.
    Seguiré pasándome de cuando en cuando.
    Te invito a pasarte por el mío cuando quieras.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Hola merops-apiaster.
    Bienvenida al blog. Celebro que te parezca interesante.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.