15 nov. 2010

Grandes fragmentos IX

Su papá fue un egoísta, ¿verdad? No prestó ninguna atención a las chicas. Siempre estaba sentado en su estudio, gritando para que le trajeran un chal. Nunca se ha levantado para nada, ¿no? Sencillamente se sentaba solo en su habitación mientras sus hijas morían como moscas. 
Y su hermano, Bronwell, tampoco valía mucho. Siempre estaba bebiendo y vomitando en las alfombras. Ellas tenían que ir siempre detrás de él limpiando. ¡Magnífico trabajo para unas señoras escritoras!
Creo que con dos hombres así en casa y sin ninguna oportunidad de conocer a otros, Emily tuvo que inventarse a Heathcliff ¡de la nada! E hizo un trabajo excelente. Los hombres son más interesantes en los libros que en la vida real.

La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de GuernseyMary Ann Shaffer. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.