8 sept. 2010

La red de Indra

Laura Múñoz es una física española con una intensa carrera a sus espaldas que incluye su  presencia en la Iniciativa de Defensa Estratégica durante la Guerra Fría. Ahora, a punto de cumplir cincuenta años, su primer marido, un coronel del Departamento de Defensa de los Estados Unidos llamado Jim Conrad, solicitará su presencia para desentrañar los misterios de una especie de geoda que han descubierto profundamente enterrada en tierras canadienses. Laura iniciará así un viaje con su ayudante Neko que la llevará mucho más lejos de lo que imagina.

Así comienza la novela de Juan Miguel Aguilera titulada "La red de Indra", un título muy apropiado que hace referencia a una metáfora budista donde el universo es como una red y en cada intersección hay una perla que refleja sobre sí misma al resto de las perlas hasta el infinito. En su interior se encierra una historia que hunde las garras en la ciencia ficción más pura con un ritmo endiablado donde nos encontraremos con tal derroche de imaginación por parte del autor que hace que el gesto de cerrar el libro sea muy complicado.Tal vez se eche de menos en un primer momento más singularidad en los personajes, sin embargo pensándolo con más calma se llega a la conclusión que son tal y como tienen que ser, adecuados para sustentar una trama que nos llevará muy lejos, y tal vez no hablemos sólo de espacio.

Si todo esto no fuera suficiente, "La red de Indra" cuenta con un cierre de lujo, un guiño cómplice en forma de apéndice que pone el colofón final a una muy buena historia. Si la mayoría de escritores de bestseller's actuales tuvieran verdadero talento tal vez se acercarían a lo que ha escrito Juan Miguel Aguilera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.