12 jul. 2010

Los orígenes divinos de las letras

En la sociedad actual el teatro y la literatura en general representan por un lado elementos de evasión, de ocio. Somos muchos los que relacionamos un libro con esos momentos de tranquilidad que disfrutamos cuando llegamos a casa y nos tiramos en nuestro sillón favorito o ese ratito antes de apagar la luz y dormir.
Por otro lado es indudable la cantidad de conocimientos que encierran los libros, ventanas a otros mundos, a otras realidades, a otros tiempos.

Tal vez lo que menos tengamos en cuenta en ese aspecto divino que impregnó a las antiguas letras y muy especialmente a las formas escénicas de los pueblos antiguos. Pongamos dos ejemplos:

En la India, Brahma creó el Naytya-Veda, libro dedicado al teatro considerado divino y fuente de inspiración para los poetas humanos, aunque no se les entregara directamente. Representa todo un tratado de danza, canto y mímica, abonando el terreno para que el hinduismo sea un concentrado de todos los géneros de poesía, épica y lírica.

Más cercanos nos son los libros del Antiguo Testamento, donde destaca muy especialmente un drama erótico-místico, el Cantar de los Cantares, donde el Esposo y la Esposa dialogan con un coro, formando uno de los libros más hermoso de la Biblia.

2 comentarios:

Gracias por tu comentario.