24 jul. 2010

Grandes fragmentos V

- Luego te hablaré de eso. Primero, hablemos del corazón. Me has dicho que en esta ciudad no hay luchas, odio ni deseos. Eso, en sí mismo, es maravilloso. tanto que, si tuviera fuerzas, aplaudiría. Pero piensa que el hecho de que no existan luchas, odio ni deseos significa que tampoco existen las cosas opuestas. Es decir, la alegría, la paz de espíritu, el amor. Porque es de la desesperanza, del desengaño y de la tristeza de donde nace la alegría y, sin ellas, ésta no podría existir. Es imposible encontrar una paz de espíritu sin desesperación. Ésta es la "naturalidad" a la que me refería. Lo mismo sucede con la chica de la biblioteca de la que hablas. Tú tal vez la quieras, pero tus sentimientos no conducen a ninguna parte. Porque ella no tiene corazón. Y un ser humano sin corazón no es más que un fantasma andante. Dime, ¿qué sentido tiene conseguir algo así? ¿Deseas para ti esta vida eterna? ¿Quieres convertirte, también tú, en un fantasma similar? Si yo muero, tú pasarás a ser uno de ellos y ya jamás podrás abandonar la ciudad.

"El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas. Haruki Murakami.

4 comentarios:

  1. Muy buen fragmento =) Me encanta la manera de escribir de Murakami.

    ResponderEliminar
  2. Para mí condensa a la perfección la historia de "El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas".

    ResponderEliminar
  3. Confieso que no he leído nada suyo, después de leer el fragmento creo que debería empezar :)

    ResponderEliminar
  4. No lo dudes y anímate. Éste fue el primer libro de Murakami que me leí y me he quedado con ganas de más.

    Es muy, muy peculiar escribiendo. Merece la pena acercarse a sus mundos.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.