15 jun. 2010

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas

La segunda novela de Murakami, publicada en 1985 en Japón, ha tardado 24 años en llegar a España pero desde luego la espera ha merecido la pena. Una obra temprana del autor en la que ya podemos deslumbrar esas características tan propias del japonés y que son marca de la casa, como el derroche de imaginación con el que se da forma al universo Murakami y que encontramos en esta novela.

En "El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas" nos encontraremos dos historias  que en un principio correrán parejas pero que acabarán juntándose para dar forma a un hermoso final. Una de ellas la encontraremos en un Tokio situado en algún punto del futuro inmediato, el llamado país de las maravillas. En ella un calculador, una especie de informático capaz de codificar información utilizando de forma peculiar su mente, se verá envuelto en una complicada y peligrosa trama al ser contratado por un excéntrico científico que le llevará a recorrer el subsuelo de la ciudad, poblado supuestamente por extrañas criaturas llamadas Tinieblos, mientras huye de las dos poderosas empresas que controlan la información: El Sistema y los semióticos.

En la otra historia conoceremos el fin del mundo, una ciudad amurallada donde aquel que entra pierde su sombra y con ella algo mucho más importante, tal vez lo que nos humaniza. A esta ciudad llega un nuevo lector de sueños, aquel capaz de leer los recuerdos encerrados en cráneos de unicornios, los mismos que moran en el bosque de la ciudad y que fallecen con la llegada de las nieves. Unas muertes que implican mucho más que la desaparición de una bestia y que están relacionadas con los habitantes de la ciudad.

Dos mundos separados a priori pero que convergen en un mismo punto, un camino que recorremos los lectores topándonos con multitud de metáforas, de guiños, de diálogos peculiares que incluso puede parecer que caen en lo absurdo. Personajes de los que no dejan indiferente a nadie, que transmiten un vacío y una tristeza muy peculiares. Esto es definitiva es Murakami, el encantador de lectores. 

2 comentarios:

  1. Genial, Murakami derrocha imaginación de principio a fin.
    De momento el libro de Murakami que más me ha gustado, ahí ahí con Tokyo Blues. Pronto empezaré el de Sputnik, mi amor; espero que esté igual de bien ^^

    ResponderEliminar
  2. Ya me contarás qué tal. Yo creo que seguiré con Tokyo Blues, aunque tengo "Crónica del pájaro...." desde hace un montón de tiempo por casa.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.