4 ene. 2010

Despedida de un 2009

Ha pasado algo más de un año de esta entrada
http://theironsoul.blogspot.com/2008_12_01_archive.html
la cual resumía muchas horas de lectura. Hoy, 04 de enero de este 2010 que acaba de nacer, otra entrada actualizará a la anterior. Esta vez el reto de los 50 libros se ha quedado corto y me he plantado en la sugerente cifra de 69. No sabría decir si son muchos o pocos, sólo que he disfrutado del camino. Reencuentros con viejos conocidos y nuevos nombres en las estanterías. Unos que con descaro se han unido a lo que empieza a ser una legión de escritores favoritos, otros que…. casi los dejamos para otra ocasión. Cartas sobre la mesa y empecemos a hablar con nombres y apellidos.

Renuevo mis votos con Auster y Cormac McCarthy, y digo votos porque esto ya está tomando matices de religión. Fascinantes en sus historias, en sus personajes, en sus formas de escribir. No importa que Auster montara una historia en “El palacio de la Luna” sobre tal cantidad de coincidencias que atenta contra toda ley probabilística. Simplemente te dejas transportar a la realidad que él quiera ofrecerte. Y si hablamos de religiones no puedo dejar de mencionar a George R.R. Martin. Me da igual que me lleve a un barco lleno de vampiros que navega por el Missisipi o a un planeta recóndito perdido en sepa dios qué galaxia. Sus historias siempre están marcadas por la genialidad y tienen la facultad de absorberte. Eso sí, como una adicta a la peor droga, empiezo a necesitar otra dosis de “Canción de hielo y fuego”. El próximo sale en el 2010, sólo queda confiar en el trabajo del traductor.

Estoy profundamente arrepentida de haberme acercado al género de la Ciencia Ficción tan tarde. En mi afán de recuperar el tiempo perdido me he encontrado con los grandes: Ray Bradbury, Philip K. Dick, Tim Powers y muy especialmente con Dan Simmons. Hyperion se ha quedado almacenado en mi mente impregnándolo todo y esto no ha hecho más que empezar, que todavía me queda mucho por leer. Lo malo, el chasco enorme con Sawyer y “Recuerdos del futuro”. Pensar que si la serie es buena la novela tiene que ser mejor fue un error. No voy a decir que grave, pero si tremendamente aburrido y lo más absurdo que he leído este año.

Y cómo no mencionar a la trilogía de best seller’s por excelencia de este año: Millennium. Esos libros de títulos peculiares que llenaban vagones enteros de cercanías y que probablemente serán de los más regalados en estas fechas. Pues sí, yo era parte de esa muchedumbre que no era capaz de soltarlo y que sacrificó horas de sueño mientras se hacía la promesa de “acabo este capítulo y me duermo”. No voy a entrar en el cielo de los culturetas en la vida reconociendo esto, pero qué le vamos a hacer si me encantaron.
Y si hablamos de los más leídos tenemos que acabar forzosamente en la saga Crepúsculo y S. Meyer. Creo que no criticaba a nadie tanto desde el cuarto libro de las “Crónicas vampíricas” de Anne Rice. Más o menos he “aceptado” el destrozo en la mitología vampírica, pero no se me va de la cabeza su forma de escribir. Es como cuando comienzas a estudiar un idioma y en el primer examen tienes que escribir una redacción sobre un tema con tu vocabulario de cien palabras (y creo que soy muy generosa con la cifra). A partir de la décima vez que lees que Edward es hermoso notas cómo empiezas a generar instintos asesinos. Pero reconozco que a raíz de leer multitud de críticas en distintos foros la señora Meyer se ha ganado mi simpatía. No tiene precio leer los comentarios airados en un hilo que empezaba con la queja de un chico cuya novia le dijo que por qué no se parecía a los chicos de la saga. Encabronar a tanta gente debe ser un don y yo lo admiro.

Satisfacción total con los autores españoles. Tocó a su fin la trilogía de “La puerta oscura” de David Lozano consiguiendo una buena historia. Negrete es un maestro indiscutible, sólo él podía tomar la mitología griega y darle esos aires nuevos y mención muy especial para un joven escritor que llegará muy lejos: José Miguel Vilar-Bou y como espero que lea esto, le hago prácticamente responsable de un nuevo TOC que estoy desarrollando: desde que anunció su nuevo libro entro todos los días en cyberdark con la esperanza de que esté ya a la venta. Qué ganas de tenerlo entre mis manos y devorarlo. El mejor descubrimiento del año con diferencia.

Un año marcado también por el master de literatura y teatro en el que me matriculé que está haciendo que me vuelva a encontrar con nuestros grandes clásicos. Me volví a reír con “El Lazarrillo de Tormes” al igual que me volví a enamorar de los versos de Calderón de la Barca en “La vida es sueño”. En el 2010 seguiré perdiéndome entre las palabras de nuestros grandes.

Y por último y no por ello menos importante, apoyo incondicional al cómic tanto de autores extranjeros como nacionales. Ha sido el año en que comprendí por qué Watchmen está considerado una obra maestra y en el que he conocido varias facetas de Paco Roca: desde el surrealismo de “Las calles de arena” al cómic social de “Arrugas”, pasando por la aventura de “Hijos de la Alhambra”.

Queda mucho camino por delante, mucho por leer y por descubrir. Empecemos el 2010 con ganas.


Lista completa:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.