21 dic. 2009

El nombre del viento

“El nombre del viento” es la ópera prima del escritor estadounidense Patrick Rothfuss y la primera parte de “Crónica del asesino de reyes” que se ha anunciado como una trilogía. Publicada en el 2009 en España, esta novela fantástica está siendo un récord absoluto en ventas.

En “El nombre del viento” conoceremos la infancia y la etapa de estudiante de Kvothe, personaje de pelo rojo y ojos muy verdes dotado de una enorme inteligencia y sagacidad sin igual. Comenzaremos su historia desde una edad muy temprana cuando pertenecía junto a sus padres a un grupo de artistas ambulantes, etapa que se verá marcada por la aparición de un vendedor muy especial que influye en el futuro del chico. Tras un trágico suceso que pondrá fin a todo lo que conocía, Kvothe se ve obligado a vivir en las condiciones más hostiles, sobreviviendo una y otra vez a todo tipo de situaciones y aprendiendo de todas ellas hasta que llega un día que Kvothe decide ir tras aquello que sueña y por lo que le han preparado: sus estudios arcanos en la Universidad.

“El nombre del viento” es una historia con un estilo que peca de irregular: en unas partes ágil, en otras pierde fuelle. Igualmente aporta algunas novedades al género, pero para repetir una que a cualquier lector aficionado a la fantasía le sonará: la relación magia con el nombre verdadero de las cosas (sin ir más lejos, “El legado” de Christopher Paolini podría servirnos de ejemplo). En general, y teniendo en cuenta que es la primera parte de una trilogía, nos encontramos con una novela que está más o menos a la altura de lo que se pide actualmente al género pero flaco favor le hacen las comparaciones que tanto gustan a los editores. Dejemos las cosas claras: Rothfuss no está a la altura de Úrsula K. Le Guin ni de lejos. Tal vez si llega a tener la mitad de sus Nébulas podamos empezar a comparar. La riqueza y profundidad de Kvothe son una broma al lado de Jaime, Tyrion, Jon Nieve, Daenerys y todos los que me dejo de George R.R. Martin. De hecho Kvothe es de una perfección que echa para atrás y huele bastante a Gary Stu . Y, por favor, esa comparación con Tolkien es absurda: ¿dónde está la Tierra Media en “El nombre del viento”? ¿Dónde la solemnidad y la grandeza?

La trilogía arranca bien, pero tiene que crecer mucho. Por ahora no puedo dejar de considerarla un “hype” literario.

2 comentarios:

  1. Umm pues la verdad que tiene buena pinta, aunque ultimamente me estoy decantando por todos aquellos personajes grises, casi negros, y a este le veo un cacho pan tierno...pero ante las buenas criticas le daremos una oportunidad. ¿Y la Saga se llama "Asesino de Reyes"? pues yo de esos solo conozco a uno y se llamava Jaime...y no quiere hacer comparaciones.

    ResponderEliminar
  2. Pobre Jaime... para una vez que mata un perro ya le llaman mataperros xD.

    Sobre Kvothe no sé si decir si le falta un hervor o la pluma de Martin/Vilar-Bou.
    Por ahora vamos a dejarle crecer.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.