21 jun. 2009

Feria del Libro de Madrid 2009

Todos los años hay una cita en mi calendario ineludible: la Feria del Libro de Madrid. No importa que llueva o haga un calor abrasador que ahí estaré, paraguas o botella de agua en mano, dispuesta a contemplar una por una todas las casetas que se instalen en el Retiro. Esta edición además ha sido muy especial, tanto que nunca la olvidaré. Mi biblioteca se ha enriquecido con la firma de los autores de "La llave del abismo", "Alarido de Dios", "La espada de fuego", "La torre de la golondrina" y el entrañable "El pirata Garrapata".


Mi primer encuentro con José Carlos Somoza viene de lejos. El primer libro que leí de él fue "La dama número trece". Nunca olvidaré esta novela y en concreto un par de escenas en las que realmente lo pasé mal, de esas en las que sueltas un "arggh" y se te ponen los pelos de punta. Espero que "La llave del abismo" me traiga sensaciones tan extremas como lo hizo "La dama número trece".

Su dedicatoria: "Para Aroa, esperando que esta "llave" abra muchos secretos para ella, con afecto." En la foto, Somoza mientras me firmaba el libro.


José Miguel Vilar Bou es un joven autor que está cosechando críticas muy buenas en un género que hasta ahora estaba muy abandonado en España: la fantasía. Sin embargo la tendencia está cambiando y cada vez más escritores se lanzan a contar historias consiguiendo obras de gran calidad. Tengo pendiente la compra de "Los navegantes", libro anterior al que me firmó.
Me llevé muy buena impresión de este autor. Derrocha simpatía por los cuatro costados y es un gustazo hablar con él. Por lo menos tendrá en un futuro un par de entradas de este blog dedicadas.

Su dedicatoria: "Para Aroa, esperando que disfrutes de este alarido. Me los he dejado en él escribiendo." En la foto el autor con el editor.


Cuando vi a Javier Negrete casi me da algo. El autor de "Señores del Olimpo" en persona nada más ni nada menos. Me llevé la impresión de que es muy tímido y encima tuvo que aguantar las exigencias (sí, exigencias) de mi novio, fanático de Negrete, aunque no le escriba uno de romanos y en el que ganen (de hecho, fue lo que le pidió, un poema la cara de Negrete)

Compramos "La espada de fuego", libro y dedicatoria que monopolizó mi chico.. maldita sea, lo se que se hace por amor.


A Andrzej Sapkowski no pude conocerle directamente ya que el fin de semana que él firmaba yo estaba por tierras portuguesas, sin embargo la divina providencia quiso que firmara en la caseta de Atlántica y los chicos me hicieron el enorme favor de guardarme un libro para que él me lo dedicara. Les estoy enormemente agradecida, me hacía muchísima ilusión tener un libro dedicado de uno de los pesos pesados de la literatura fantástica actual. Ahora a por George R.R. Martin.



Soy de la generación que creció con las historias de Fray Perico y el pirata Garrapata cuando los Pokemon no existían, así que esta niña con envoltura de adulta se lanzó a la caseta a por un ejemplar. Fue un momento muy tierno y muy emocionante. No sabía ni qué decir a Juan Muñoz Martín.

Su dedicatoria:" A Aroa y a David, dos felices habitantes en la tierra"

Fue un grandioso día.

4 jun. 2009

Los hombres que no amaban a las mujeres



Suecia se expande. No le basta con irrumpir en nuestras viviendas con esas estanterías y cajas marca Ikea a las que muchos lectores compulsivos hemos echado mano sino que también contribuye a llenarlas. Así que a estas alturas y viendo la cifra de ventas podemos proclamar sin ningún género de duda que tenemos el último bestseller en la mano con adaptación cinematográfica incluida. Lamentablemente su autor, Stieg Larsson, no ha llegado a verlo.

Una trilogía llamada Millenium, y un primer libro que choca por lo largo de su título: “Los hombres que no amaban a las mujeres”, traducción no exacta por cierto. Un periodista de investigación azote de poderosos que no pasa por su mejor momento, una chica peculiar de armas tomar y una familia de industriales que antaño fue poderosa. Un triángulo que se cierra sobre la figura de Harriet Vanger y su desaparición hace 36 años.

Pero, ¿exactamente dónde está aquello que ha catapultado al éxito a la saga? El personaje principal masculino, Mikael Blomkvist, representa un caso extremo de Gary Stu. Tal vez Larsson atendió a aquellos que recomiendan escribir sobre lo que se conoce y lo llevó a la práctica así que ahí tenemos a nuestro periodista soltando moralina por los cuatro costados, astuto, inteligente y tan magnífico amante que toda mujer desearía llevárselo a la cama. Por otro lado, Lisbeth Salander, quien afortunadamente resulta ser toda una sorpresa. Ante el temor inicial de que el personaje se quedara en la típica hacker antisocial llena de tatuajes y piercings, Larsson da varias vueltas sobre ella, mostrando su peculiar manera de ver las cosas y dejándonos ver que sobre su pasado hay mucho que contar. Bien por Salander.

Poco se puede contar del argumento sin soltar spoilers por todos lados. El caso de la desaparición parte de una “habitación cerrada” del tamaño de una isla, bastante usual en las novelas del género, pero Larsson consigue resolverlo de forma bastante efectiva en una trama que tampoco es que brille por su originalidad, referencias bíblicas incluidas. Lo malo es que el autor no consigue evitar que el lector vaya un paso por delante atando cabos, lo cual hace perder puntos a la historia.

Dicho esto, yo proclamo mi rendición. No sé dónde está aquello que hace que sea un libro que se te meta por las venas y no puedas soltarlo. Sólo sé que estoy sumergida en la lectura del segundo y esperando con ansias la publicación del tercero y que Salander ha llegado a ser uno de mis personajes favoritos.

Si no lo has leído, ¿a qué esperas?

P.D: Recomiendo leer la biografía de Larsson para sacar las semejanzas que hay con su personaje.