12 dic. 2008

Todo empezó por un número equivocado.

Puede que un día sientas una necesidad imperiosa de leer una novela detectivesca y por ello dirijas tus pasos a esa zona de la librería que está dedicado a ello. Puede que como a mí y en una afortunada casualidad veas cómo destaca una novela amarilla, con un hombre de espaldas vestido con gabardina y sombrero y el perfil de Nueva York en la portada. Fijas los ojos en el nombre del escritor, Paul Auster, y puede que todavía no lo sepas pero acabas de golpear las puertas del cielo.

Ponte cómodo. Deja que Auster te envuelva, que te susurre con su espectacular forma de escribir. Te llevará de viaje, te presentará personajes que hasta ahora no has podido imaginar, sentirás la obsesión y la claustrofobia y cuando comiences a marearte, Nueva York te situará en el mapa.
Y todo empieza con una llamada de teléfono equivocada.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.