18 mar. 2008

Diálogo

- No entiendo por qué estás molesta.
- No estoy molesta. Simplemente que ya no me hace gracia verte por aquí.
- ¿Por qué? ¿Acaso puedes decir que te trato mal? ¿Cuándo es la última vez que te has mirado en el espejo?
- Por la mañana
- ¿Y qué? ¿Puedes decir algo contra mí? ¿Qué señal he dejado en ti?
- Bueno... el tinte tapa canas que todavía no tendrían que estar ahí.
- Eso es genética. Echa la culpa a tu padre.
- Si todo es genética, ¿por qué me preguntas si has dejado alguna señal en mí? Al fin de cuentas, no es por intermediación tuya.
- Muy hábil, pero sigo insistiendo, ¿qué tienes en contra mía? Acaso no te he dado experiencia para que tomes tus propias decisiones? ¿Acaso no tienes espacio para moverte con autonomía?
- Lo pones como si fuera un camino de rosas... pero no me quejo, acepto los pros y los contras, es ley de vida.
- ¿Entonces me vas a aceptar?
- ¡Qué remedio! Nos espera un año por delante, y espero que le sigan muchos.
- Tuviste una buena celebración.
- Me tomo la vida con optimismo, así que si el Tiempo llama a tu puerta y te trae como regalo 27 años, habrá que celebrarlo.
- Espero que lleguemos a los 28 de la mejor manera posible
- Yo también... contra ti, la batalla está perdida.

1 comentario:

  1. Felicidades por los 27 Aroa!

    Muchos besos. ;-)

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.