18 feb. 2008

Reir es sano

Tricicle se ha propuesto desde sus comienzos curarnos todos los males a base de humor y carcajadas, así que definitivamente los geniales cómicos se visten con la bata blanca para traernos una obra basada en Garrick, un actor inglés del siglo XVIII considerado como el primer risoterapeúta, y como no podía ser de otra manera, consiguen hacerte reir hasta la carcajada.
Así que en un escenario espartano se las ingenian para analizar el humor, desglosando desde el tipo de humor propiamente dicho (inteligente, payaso...) hasta el tipo de risa (muy grande). Una sucesión de humor inteligente que se mezcla con el gestual del mimo, con la canción y con la imagen proyectada.
Tan recomendable como cualquiera de sus trabajos.



David Garrick fue un reconocido actor inglés del siglo XVIII. Estaba tan extraordinariamente dotado para la comedia, que los médicos recomendaban sus actuaciones como una especie de "remedio mágico", capaz de sanar cualquier pena del alma. En términos contemporáneos, podríamos decir que Garrick, sin saberlo, fue el primer risoterapeúta de la historia. Hoy, en pleno siglo XXI, cuando conocemos científicamente que los niños ríen unas trescientas veces al día y los adultos tan sólo unas quince, nos proclamamos sus humildes seguidores y le ofrecemos este espectáculo-homenaje que sólo busca (¿sólo?) conseguir que el público olvide sus problemas, rompa sus máscaras y se lance a reír con esos cuatrocientos músculos que dicen que tienen que ponerse en marcha para morirse de risa.

1 comentario:

  1. Je je, gran artículo Aroa, me alegro de volver a leerte, un saludo y abrazo fortísimo.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario.