27 ene. 2008

Jugando con las palabras: pangrama

A medio camino entre la gramática y un juego de ingenio se sitúan los pangramas, una frase que usa todas las letras del alfabeto de un idioma concreto. La complicación, y por qué no decirlo, la espectacularidad, está en conseguir hacerlo repitiendo las letras lo menos posible, y como todo juego también ha dado ejemplos muy cómicos.
Este acto de ingenio podría haber pasado sin pena ni gloria si no fuera porque se les ha sacado partido y de mano de Microsoft. Más de uno hemos leído el pangrama:

"El veloz murciélago hindú comía feliz cardillo y kiwi. La cigüeña tocaba el saxofón detrás del palenque de paja".

Con el que se muestra las fuentes para el sistema operativo Windows. Otros ejemplos en español y que nos proporciona la Wikipedia:

Quiere la boca exhausta vid, kiwi, piña y fugaz jamón. (42 letras)
Fabio me exige, sin tapujos, que añada cerveza al whisky. (45 letras)
Jovencillo emponzoñado de whisky, ¡qué figurota exhibes! (47 letras)
David exige plazo fijo embarque truchas y niños New York (47 letras)
La cigüeña tocaba cada vez mejor el saxofón y el búho pedía kiwi y queso. (58 letras)
El jefe buscó el éxtasis en un imprevisto baño de whisky y gozó como un duque (62 letras)
Exhíbanse politiquillos zafios, con orejas kilométricas y uñas de gavilán. (63 letras)
El cadáver de Wamba, rey godo de España, fue exhumado y trasladado en una caja de zinc que pesó un kilo (81 letras)
El pingüino Wenceslao hizo kilómetros bajo exhaustiva lluvia y frío, añoraba a su querido cachorro.(83 letras)
El veloz murciélago hindú comía feliz cardillo y kiwi. La cigüeña tocaba el saxofón detrás del palenque de paja. (92 letras)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.