21 ene. 2008

Fahrenheit 451


Felicidad, ¿dónde te escondes? Estamos demasiado cansados ya de jugar contigo al escondite. ¿Por qué insistes en ser tan esquiva? ¿No ves los caminos que llegamos a tomar por tu estúpido juego? Hay quien te busca hablando con una “familia” encerrada en televisores que ocupan toda una pared. Hay quien afirma que en realidad te encuentras en la igualdad más extrema, y por ello no duda en quemar aquello que provoca que nos diferenciemos, esos objetos malditos que encierran ideas, muchas veces contradictorias, a las que llamamos libros. Otros simplemente te persiguen en un bólido a toda velocidad por las calles. Lo más raros, los antisociales, no te buscan, preguntan.
Y aquí seguimos buscando, 55 años después de que Bradbury publicara una profética novela de aquellas que hay que leer y recapacitar antes de que sea demasiado tarde. Antes de que un informe PISA pase a decirnos que la juventud española no entiende absolutamente nada de lo que lee y se abandonen definitivamente los libros. Antes de que alguien decida que sólo traen amargura y que merecen desaparecer bajo el fuego de un bombero.
Esta edición de Minotauro incluye además dos cuentos: “El parque de juegos” y “Y la roca gritó”, hermanos pequeños de la gran novela, pero que te dejan con la misma sensación de inquietud en la boca del estómago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.