27 dic. 2007

Quitando costumbres

Hace pocos días y motivada por las fechas en las que estamos saltaba a los medios una noticia insólita y estúpida a partes iguales, aunque todo sea dicho que con la nueva moda de rellenar espacio de los telediarios con lo que el precario-becario encuentra por Youtube el grado de estupidez ya es abrumador, pero esto es otro tema.

La noticia no era ni más ni menos que la decisión de cambiar la tan reproducida escena del Nacimiento y así, de un plumazo, romper con todos esos elementos añadidos que daban base histórica (nótese la ironía) a esos villancicos con los que nos torturan a los sufridos consumidores cuando hacemos las compras de Navidad. Así que por orden directa de la gobernación de la Ciudad del Vaticano, Jesús ya no nació en un pesebre rodeado de bestias en Belén, sino en una casa típica de Nazaret como describe el evangelio según San Mateo. Y si esto no fuera poco, desaparecerán otros iconos típicos, como son los pastores, los rebaños o la estrella, que por lo visto tienen más de heréticos que de otra cosa.


Así que nada de cantar ahora “… a Belén pastores... “, “… hacia Belén va una burra rin rin….”, “…. Belén, campanas de Belén….”, etc, que Benedicto XVI viene dispuesto a poner todo patas arriba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.