12 dic. 2007

Perdidos en el laberito de Joel Peter Wiltkin

PERDIDOS EN EL LABERINTO DE JOEL PETER WITKIN.


Este hijo de Nueva York, de padre judío y madre católica, trabajó como fotógrafo de guerra en Vietnam, hasta que llegó 1967 y decidió trabajar como fotógrafo freelance, convirtiéndose en el fotógrafo oficial de City Walls Inc. Estudió después escultura en la Cooper School Of Fine Arts de Brooklyn donde consiguió un título en artes en 1974. Después de que la Universidad de Columbia le concediera una beca terminó sus estudios en la Universidad de Nuevo Mexico en Albuquerque donde consiguió su Master en Bellas Artes.

Su particular manera de ver el mundo proviene como él mismo cuenta, de un episodio que presenció siendo pequeño: un accidente automovilístico donde una niña murió decapitada, junto a unas relaciones difíciles con su familia. Igualmente, reconoce como influencia a Giotto.

Sus fotos suelen involucrar temas y cosas tales como muerte, sexo, cadáveres (o partes de ellos) y personas marginales como enanos, transexuales, hermafroditas o gente con deformaciones físicas. Sus complejos tableauxs a menudo evocan pasajes bíblicos o pinturas famosas. Esta naturaleza transgresora de su arte ha consternado a la opción pública en repetidas ocasiones y ha provocado que lo acusen de explotador y que haya sido marginalizado como artista en diversas ocasiones.
Su acercamiento al proceso físico de la fotografía es altamente intuitivo que incluye manchar o rayar el negativo y una técnica de impresión con las manos en los químicos. Esta experimentación comenzó luego de ver un ambrotipo del siglo XIX de una mujer y su amante quien había sido arrancado.

Pero pasemos a ver la una pequeña parte de la obra de este fotógrafo:

1992-Cupid_and_centaur Cupid & Centaur
1987-Las_Meninas Las Meninas

1983-Sanitarium Sanitarium
1982-The_bird_of_quevada The bird of quevada

1982-Manuel_Osorio Manuel Osorio
1982-Le_baisier Le baisier


1982-Woman_with_severed_head Woman with severed head
1981-The_prince_imperial The prince imperial


Bien, querido lector ¿qué opina? ¿Pondría alguna en el salón de su casa? Nadie dijo que el arte tuviera que ser necesariamente hermoso.

Fuente: Wikipedia. Imágenes de http://www.correnticalde.com/joelpeterwitkin/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.