15 oct. 2018

Oleada de adaptaciones literarias a la TV


Los amantes de la Literatura y de las series de televisión estamos de enhorabuena. Este mes de octubre han llegado a nuestras pantallas un buen número de series que adaptan libros de muy diferentes géneros. Y por lo que he podido ver hasta ahora, son adaptaciones muy buenas.




The Man in the High Castle. 


Amazon  ha llevado a la pequeña pantalla la obra homónima de Philip K. Dick publicada en 1962. Una distopía, para mí la madre de todas las distopías, en la que las potencias del eje ganaron la Segunda Guerra Mundial lo que provoca la división de Estados Unidos en tres partes: los Estados del Pacífico Japoneses en la costa oeste, el Gran Reich en la costa este y una zona neutral que ocuparía las Montañas Rocosas. Esta historia cuenta la aparición de unas películas que narran cómo los Aliados ganaron la guerra y cómo este hallazgo impacta en las vidas de los distintos personajes.

Este mes se ha estrenado la tercera temporada. En mi caso he visto hasta el cuarto capítulo de la primera temporada y me está gustando mucho. Por un lado lo tenían fácil ya que la historia de The Man in the High Castle es apasionante, por lo que sólo tenían que cuidar el formato para tener una gran serie.



Mr Mercedes


AXN nos ha traído la adaptación de la novela homónima de Stephen King y que ya podemos ver al completo los diez capítulos que la componen.

Mr Mercedes arranca con una escena escalofriante: el atropello masivo a una fila de parados que esperan la apertura de una feria de empleo. El asesino huye dejando a su paso ocho muertos y quince heridos. Meses después, cuando el policía Bill Hodges ya está jubilado, recibe un email que hará que vuelva a retomar el caso.

Genial primer capítulo que hemos disfrutado el pasado fin de semana, con un Brendan Gleeson que es un gustazo verle de nuevo en el papel del policía Hodges. Apunta alto esta serie.





Castle Rock


La otra serie que adapta a Stephen King nos la trae Movistar +. Esta vez no hablamos de un libro en concreto, sino más bien como una especie de universo que han formado Sam Shaw y Dustin Thomason basándose en la obra del escritor.

Castle Rock nos lleva a un pueblecito apacible de vida relajada como no podía ser de otra manera, donde hay una prisión tan apacible como el pueblo que la alberga. Sin embargo esa tranquilidad se romperá cuando en una inspección tras el cambio de director encuentran a un preso confinado en un pozo y del que no existe ninguna información.

Los guiños a la obra del maestro del terror están servidos.




La maldición de Hill House


Otra dosis de terror que nos trae Netflix de la obra homónima de Shirley Jackson y que nos llevará a conocer la vida de un grupo de hermanos que crecieron en lo que posteriormente se consideraría como la casa embrujada más famosa del país. Con el paso de los años y ya como adultos, deberán enfrentarse a los fantasmas de su pasado, y no todos estarán en sus mentes.





Ahora mismo estamos viendo Mayans, The Man in the High Castle y Mr Mercedes y como tampoco es necesario tener muchos frentes abiertos, luego continuaremos con Castle Rock y La maldición de Hill House.

5 oct. 2018

Publicado "El consejo de hierro" de China Miéville

Nova acaba de publicar el final de la trilogía  Bas-Lag, aunque no tengo muy claro si en este caso deberíamos hablar de trilogía por lo que vamos a tomarlo más como una vuelta al universo Bas-Lag que ya iniciamos con La estación de la Calle Perdido y continuamos con La cicatriz. Y la cosa promete:

Son tiempos de revueltas y revoluciones, conflicto e intriga. Nueva Crobuzon está siendo desgarrada desde dentro y desde fuera. La guerra con la siniestra ciudad estado de Tesh y los disturbios en las calles están llevando a la metrópolis a su fin. En medio de este caos, una misteriosa figura enmascarada alienta una rebelión, mientras la traición y la violencia se incuban en lugares inesperados. En su desesperación, un pequeño grupo de renegados escapa de la ciudad y atraviesa continentes extraños y alienígenas en busca de una esperanza perdida, una leyenda imperecedera. Es el tiempo de El Consejo de Hierro. 

Qué añadir de China Miéville que no se ha dicho más. Es un escritor imprescindible y su mezcla de ciencia ficción/fantasía de lo mejorcito que te puedes encontrar. Muchas ganas de hincarle el diente a este libro, que además me parece precioso como el resto que está publicando Nova.

3 oct. 2018

"Viejo caníbal" de Daniel P. Espinosa


Qué dulce y tierno”. Dos adjetivos amables que encierran un infierno cuando sabemos que fue los que utilizó Albert Fish para referirse al cuerpo de una niña a la que despedazó y devoró. 


Albert Fish, ese anciano de apariencia afable e inofensiva a quien se le atribuyen más de cien crímenes y que fue ejecutado en la silla eléctrica. La obsesión del doctor Isaac Prey, su psiquiatra, quien está convencido que Fish no fue realmente el Vampiro de Brooklyn y hará lo que sea necesario para demostrar la inocencia del anciano… y eso incluye utilizar una técnica que le hará pensar y sentir como él para así seguir sus pasos y atrapar al auténtico caníbal. Un viaje a la devastación, a la locura, que llevará al psiquiatra a tal nivel de degeneración del que no hay vuelta.


Espectacular novela de ficción basada en un hecho real que se ha marcado Daniel P. Espinosa, espectaculares las sensaciones que te envuelven en cada página. Ya en Aplaudan al salir vimos, sentimos, padecimos… la enorme habilidad que tiene Daniel para crear atmósferas angustiosas y asfixiantes, con escenas que alcanzan el más absoluto terror y tan bien descritas que consiguen provocar malestar. 

Lo que más fascina de Viejo Caníbal es el viaje que representa. En las primeras páginas la convicción del doctor Prey sobre la inocencia de Fish es contagiosa. Realmente te planteas si a Fish le han utilizado de chivo expiatorio y el verdadero asesino está suelto, pero según avanzan las páginas y te ves envuelto en esa espiral de oscuridad y depravación, sabes que el viaje va a acabar en el propio Infierno…. pero no puedes parar de leer, no quieres despegarte del psiquiatra, se convierte en una necesidad ver la evolución de este personaje, de contemplar cómo su mente se pierde. Y cuando piensas que no puede ir a peor, te llega la escena final que cierra esta historia… y que es un mazazo.


Viejo caníbal es opresiva y espeluznante, una novela de terror de las de verdad, de las que se quedan en el subconsciente para rellenar pesadillas nocturnas y diurnas, porque no nos olvidemos que está basada en un hecho real. Albert Fish violó, mató y devoró carne humana fuera de las páginas de un libro. Y se casó, tuvo una familia, vivió en un vecindario, trabajó…. 


Los monstruos no están debajo de la cama. 





Estimada señora Budd. En 1894 había hambruna en China. La carne de cualquier tipo costada entre uno y tres dólares por libra. Tan grande era el sufrimiento entre los pobres, que todos los niños menores de doce años eran vendidos como alimentos. Usted podía entrar a cualquier tienda y pedir un corte en filete o carne de estofado. El trasero de un chico o chica es la parte más dulce del cuerpo era vendida como chuleta de ternera a muy alto precio. Mi amigo el capitán John Davis, asistente en el barco Tacoma, regresó a Nueva York, robó a dos chicos de siete y once años, los llevó a su casa, los desnudó, los encerró en un armario, y los azotó varias veces por día para que su carne fuera más tierna. Primero mató al chico porque tenía el trasero más gordo. Cada parte de su cuerpo fue cocinada y comida excepto la cabeza, huesos e intestinos. El chico pequeño fue el siguiente. En aquel tiempo yo vivía en la calle 409 E 100 cercana a la derecha. Él me decía cuán buena era la carne humana, y decidí probarla (…) El domingo 3 de junio de 1928 hice lo mismo con su hija Grace. Le llevé un pote de queso y fresas. Almorzamos. Me besó. Con el pretexto de llevarla a una fiesta, la encerré en una casa vacía, en Westescher. Cuando me vio completamente desnudo comenzó a llorar y corrió escaleras abajo. La atrapé, la estrangulé, la corté en pequeños trozos, los cociné y los comí. ¡Cuán dulce y tierno fue su trasero al horno! Me llevó nueve días comer su cuerpo entero. No la follé, aunque pude haberlo hecho. Murió virgen".
 
Carta anónima enviada a los padres de Grace Budd en noviembre de 1934. En la foto, Albert Fish.