29 nov. 2017

Grandes fragmentos XXIX



El neoliberalismo distanció las clases sociales más que nunca. Los pobres al redil y los ricos al paraíso. El capitalismo extremo provocó que los gobiernos dejaran de mirar a aquellos que representaban y se volvieran hacia nosotros. Creamos grandes especuladores financieros que os prometieran riqueza, pero que os robaran todo lo que teníais y os sepultaran bajo millones de deudas. Creamos una nueva casta política que hiciera que la humanidad pensara que merecía ser cuidada. Eso supuso una transición blanda hacia nuevas clases de dictaduras más despóticas que las que el hombre conoció en el pasado. Hoy vivís rodeados de odio, de miedo, de violencia, de suicidios, de hambre, de ignorancia. Los cuatro jinetes ya cabalgan entre vosotros y ni siquiera os habéis dado cuenta. Preferís mirar hacia otro lado.
Cayó el corazón mundial de las finanzas, el World Trade Center, lo que las escrituras sagradas llamaban el Nuevo Templo de Salomón, y desde ese momento, el colapso económico se volvió inevitable. Vamos a provocar la quiebra de los países cerdos y a erigir nuevos templos de poder en lugares que ni siquiera imagináis. La esclavitud sofisticada dejará paso a un golpe de estado global. Os convertiréis en una población de esclavos consentidos, viviréis en un estado de emergencia permanente, os llevaremos hasta el límite del sufrimiento y de la pobreza para que al final vosotros mismos vendáis vuestras almas por un mísero mendrugo de pan. 

David Mateo, definiendo nuestra sociedad en un ataque de optimismo en El linaje de la Luna Negra

10 nov. 2017

"Los últimos días de Nueva París" de China Miéville



Marsella, 1941. En el caos de la guerra, el ingeniero estado-unidense Jack Parsons tropieza con un grupo clandestino antinazi, incluido el teórico surrealista André Breton. En los extraños juegos de los diplomáticos disidentes, los revolucionarios exiliados y los artistas de vanguardia, Parsons encuentra y canaliza la esperanza. Pero lo que involuntariamente desencadena es el poder de los sueños y las pesadillas, cambiando la guerra y el mundo para siempre.
Año 1950. Thibaut, un luchador surrealista solitario, camina por una nueva y alucinógena París, donde los nazis y la Resistencia están atrapados en un conflicto interminable y las calles son acechadas por imágenes y textos que parecen cobrar vida con las fuerzas del Infierno. Para escapar de la ciudad, debe unirse a Sam, una fotógrafa estadounidense, y hacer causa común con una poderosa y enigmática figura... Pero Sam está siendo cazada. Y surgirán nuevos secretos que pondrán a prueba todas sus lealtades, a la nueva y la vieja París, y a la realidad misma.



La verdad es que la primera palabra que viene a mi mente para definir Los últimos días de Nueva París es rara. Pero así, sin pensarlo mucho. Es la novela más rara que ha caído en mis manos en los últimos años, y teniendo en cuenta que ha salido de la mente de China Miéville, que rompe todos los patrones habidos y por haber, el nivel de rareza que alcanza es bastante notorio. Lo segundo que me viene a la mente es que he disfrutado de otro ejemplo de la genialidad que caracteriza a este escritor, con una capacidad espectacular para crear mundos y para presentarnos realidades que nos envuelven y sorprenden.


Los últimos días de Nueva París nos lleva a la Segunda Guerra Mundial, a un París completamente invadido por nazis a los que plantan cara una Resistencia de lo más peculiar. Una Resistencia íntimamente relacionada con el Surrealismo,  pero hasta tal punto que son las obras de arte surrealistas las que han tomado vida y plantan batalla a los nazis, quienes evidentemente no se van a quedar de brazos cruzados y para ello utilizarán directamente la fuerza de los demonios invocados mediante pactos con el Infierno. Sí, efectivamente este argumento suena de locos pero increíblemente funciona, por lo que acabaremos aceptando esta realidad que nos cuenta Miéville y acompañando en su huida de la ciudad a Thibaut y a la fotógrafa Sam. A la vez y poco a poco conoceremos qué ocurrió para llegar a esta situación y qué es eso a lo que llaman Bomba S.


Los últimos días de Nueva París es una obra corta pero intensa. Mi sensación es que si tienes unos conocimientos amplios en Arte Surrealista se disfruta aún más, pero si no los tienes tampoco te limita. En mi caso, que ando bastante justita de este tipo de arte, me ayudó mucho leer con el móvil cerca. Además, como el libro cuenta con un apéndice al final de todas las manifestaciones que aparecen, te ayuda a ampliar conocimientos.


Por lo demás es China Miéville en estado puro. Ese desconcierto del principio característico, que no sabes muy bien qué te está contando el escritor hasta que te da todas las piezas y de pronto todo toma sentido. Ese juego de cambio de realidades, esa ciudad que ya no es sólo una ciudad. Nunca dejaré de alegrarme que ahora se publique tanto a Miéville, que todavía tengo fresco el recuerdo de patearme entera la Feria del Libro de Madrid y conseguir casi a la desesperada El rey rata. Me fui con la sensación de haber conseguido un auténtico tesoro.

6 may. 2017

Lecturas de Abril


Tres libros, o mejor dicho, dos libros y una novela gráfica, han pasado por mis manos durante el mes de Abril:

Los últimos días de Nueva París. China Miéville. 4/5
Carmilla y otros cuentos de mujeres vampiro. Varios autores. 4/5
El perdón y la furia. Altarriba & Keko. 4/5

El mes comenzó con Los últimos días de Nueva París, la novela más extraña de China Miéville publicada hasta la fecha, y mira que las novelas de Miéville son extrañas, casi por definición, pero es que ésta se lleva la palma. En esta novela corta Miéville despliega su pasión por el surrealismo consiguiendo que tú como lector te veas envuelto en un mundo donde las obras surrealistas han cobrado vida. La verdad es que me ha parecido una historia peculiar con la que he disfrutado mucho y que ha enriquecido mis conocimientos sobre el surrealismo.

Carmilla y otros cuentos de mujeres vampiro es una auténtica joya, ya no sólo por los cinco clásicos cuentos donde las vampiras siembran el terror, sino por las espectaculares ilustraciones de Alejandro Colucci. Para auténticos amantes de los libros.

El mes lo cerró una novela gráfica. Después de Yo, asesino tenía muchas ganas de leer y de visualizar la nueva historia de Altarriba y de Keko y si bien no es tan buena como la primera me ha dejado muy buen sabor de boca. Hay viñetas absolutamente impresionantes que demuestran una vez más la maestría que tiene Keko con el claroscuro y la trama de misterio de El perdón y la furia basada en el maestro valenciano Ribera me ha tenido enganchada. 

Veamos qué nos trae Mayo. 

12 abr. 2017

Estoy leyendo "Carmilla y otros relatos de mujeres vampiro". Varios autores.

Bajo la mirada cómplice de la luna, «las damas de la noche» abandonan sus fríos sepulcros, sus estériles aposentos en la nada, y su cuerpo incorrupto, mortalmente bello y subyugante, se yergue en la Vida y se instala de nuevo en la naturaleza... «La mujer vampiro» subsiste gracias a la fuerza de los que todavía no han muerto, una fuerza que absorbe a través de su sangre, porque la sangre es vida. Debe succionar el aliento de aquellos que viven, o no podrá respirar. Debe beber su sangre, o morirá de hambre... Vaga en la noche alimentándose incesantemente de los vivos, reclutando nuevos miembros con que engrosar las horrendas filas de su estirpe maldita... 
El presente volumen reúne cinco relatos clásicos de vampiras:
BERENICE, de Edgar Allan PoeLA MUERTA ENAMORADA, de Théophile GautierCARMILLA, de Joseph Sheridan le FanuPUES LA SANGRE ES VIDA, de Francis Marion CrawfordCUANDO HABÍA LUZ DE LUNA, de Manly Wade 

Carmilla y otros relatos de mujeres vampiro es una joya de libro. Una vez más Valdemar publica una delicia para los coleccionistas, esta vez dedicada a las vampiras, esas figuras de la Literatura tan seductoras y tan siniestras a la vez. Este libro reúne cinco grandes clásicos, de los cuales dos ya conozco: Berenice de Edgar Allan Poe y Carmilla de Joseph Sheridan le Fanu, pero es un placer volver a encontrarme con ellos y tengo mucha curiosidad por los otros tres.

Además, y lo que convierte a armilla y otros relatos de mujeres vampiro en un joya, es que es ilustrado a todo color por Alejandro Colucci. Y sí, son unas ilustraciones prodigiosas como se pueden ver en el siguiente vídeo publicado por el propio autor: